lunes, 31 de octubre de 2011

Un plan de trabajo para las TARDES.

Para llevar los estudios y las tareas al día es necesario organizarte bien las TARDES haciéndote un plan de trabajo realista que te ayude a no dejar atrás ninguna materia.

Cada tarde, después de comer y descansar un buen rato para desconectar y relajarte, debes dedicar a ello un tiempo razonable,  siendo aconsejable trabajar almenos al menos 2 horas diarias.

Elige un lugar tranquilo donde puedas concentrarte sin ruidos. Consulta tu AGENDA para ver las tareas pendientes y hazte una pequeña lista en la que debes anotar qué te propones hacer ese día. En esta SESIÓN DE TARDE no pueden faltar un tiempo para:

1º Las TAREAS “INMEDIATAS”
-Las que tienes que hacer para mañana o pasado o las que son más urgentes.

2º Las TAREAS A “MEDIO PLAZO”
-Esos trabajos y tareas que son para dentro de quince días o un mes: lectura de libros, cuadernillos de recuperación de materias pendientes, trabajos de Plástica o Tecnología… Te conoces bien y sabes que, si no haces un poco cada día, se te amontonará todo para el final. Aprovecha esos días en los que tengas menos deberes para darles un empujón a estas “tareas a medio plazo”.

3º REPASOS
Cada día conviene repasar un par de materias. Como se tienen más frescas las explicaciones, será más fácil recordarlas si repasas los apuntes o vuelves a leer en el libro lo que te han explicado hoy. También debes tratar de hacer en casa los ejercicios o problemas que no entendiste bien y que habrás copiado en el cuaderno. Esta tarea no te la manda nadie, pero si no te la pones tu mismo, no será fácil repasarlo todo unos días antes de los exámenes.

ESTUDIO Y PREPARACIÓN de EXÁMENES
Si te queda algo de tiempo puedes dedicarlo a estudiar y a preparar exámenes. En todo caso, al menos una semana antes de cada examen, en tu MOCHILA DE LA TARDE tendrás que incluir la preparación de esos controles. Como ya habrás repasado antes, te costará menos trabajo.

Y cuando ya termines, no olvides preparar la mochila para el día siguiente… y darte un pequeño premio por tu esfuerzo. ¡Te lo mereces!