viernes, 15 de enero de 2021

¿Qué debería aprender un niño o un adolescente en 2021?

 Esto es lo que debería aprender un niño o un adolescente en 2021


Acabamos de cerrar un año desconcertante donde el mundo ha dado un giro de 380 grados, donde un minúsculo virus ha sido capaz de matar a millones de personas en poco tiempo y cambiar nuestra forma de entender la vida y relacionarnos. La primera pandemia moderna de dimensiones globales que ha provocado una crisis humanitaria, sanitaria y económica en todo el mundo.

Un acontecimiento totalmente excepcional que ha acelerado el proceso digital que tanto ansiábamos y nos ha demostrado que éramos más resilientes de lo que pensábamos. Que nos ha obligado a modificar nuestra manera de compartir con los demás, de trabajar, de hacer planes. Nuestros hábitos y preferencias, nuestro tiempo libre y la forma en como consumimos.

Que nos ha obligado a aprender a gestionar emociones para las que no estábamos preparados y a analizar nuestro mundo emocional. A hacer frente a pérdidas de seres queridos en duelos silenciosos y desde la distancia.

Sin duda una de las lecciones más importantes que nos ha regalado el 2020 ha sido darnos cuenta de lo frágil que puede ser nuestra existencia. De la noche a la mañana, una pandemia mundial nos mostró lo que era realmente importante: la necesidad de no dar nada por hecho, de aprovechar cada instante de nuestros días.

Un virus que puso patas arriba nuestra vida cotidiana y nos recordó que a menudo el destino hace planes sin considerar los nuestros, que es muy difícil vivir sin el calor de los nuestros, que las postergas no son buenas.

La covid ha puesto de manifiesto muchas de las carencias de nuestra sociedad y, en especial, de la educación. Esta pandemia ha señalado su fragilidad, la brecha de desigualdad que existe entre nuestros alumnos y el escaso poder de innovación que posee nuestro sistema educativo.

El confinamiento nos hizo darnos cuenta de lo imprescindible que es la presencialidad en el proceso de aprendizaje, que las competencias digitales de mucho de nuestros alumnos son insuficientes y que la burocracia y el exceso de contenido asfixian la educación.

Ojalá esta pandemia haya servido también para saber cuáles son los aprendizajes más importantes que nuestros pequeños y jóvenes deben realizar. Para dejar de obsesionarnos porque acumulen contenidos sin sentido, procedimientos obsoletos y memorizaciones inútiles. Para que, de una vez por todas, nos demos cuenta de la necesidad que la educación de respuesta a las necesidades particulares y reales de cada individuo.



Ojalá que este virus, que tanto nos ha hecho sufrir y castigado, consiga centrar la educación en la dimensión humana y social. Sea capaz de dotar a nuestros hijos de las competencias necesarias para poder hacer frente a la vida y a la adversidad. Para hacer frente al cambio y la incertidumbre con valentía e ilusión, para saber vivir en equilibrio entre los sueños y el esfuerzo, para ser conscientes que lo más importante es nuestra actitud ante la vida.

¿Qué deberíamos enseñar a un niño o un adolescente en este nuevo año 2021?

  • 1. Que la vida es un continuo aprendizaje, que hay que vivir en el AQUÍ y el AHORA, exprimir cada instante porque nadie sabe lo que pasará mañana.
  • 2. Animarles a hacer lo que les haga feliz a diario, a buscar aquello que les ilumine la mirada, a encontrar aquello que les alimente la ilusión.
  • 3. A conectar corazón, cuerpo y cerebro y cultivar el mundo interior. A desarrollar una inteligencia emocional que les permita comprender, modular, y transformar las emociones y entender los sentimientos de las personas que les acompañan desarrollando la empatía y la comprensión.
  • 4. A persistir y a trabajar por conseguir retos diarios, a transformar los errores en oportunidades, a buscar soluciones de una forma creativa sin excusas ni postergas.
  • 5. A pensar por ellos mismos de forma libre, crítica y creativa, a analizar todo aquello que escuchan o ven, a hacerse preguntas que les ayuden a razonar adecuadamente.
  • 6. A desarrollar las habilidades socioemocionales interpersonales, tales como la resilencia, el autoconocimiento, la autorregulación o la autoestima, que les permita hacer frente a la adversidad cuando el camino se ponga cuesta arriba.
  • 7. A saber que nuestra manera de leer la vida viene determinada por nuestros VALORES. Unos valores que deben sustentarse en el respeto, la tolerancia, la solidaridad y la generosidad.
  • 8. A cultivar el espíritu positivo, a creer que se puede, a saber que las ganas de vivir se entrenan cada día, a creer que cada paso acerca al objetivo.
  • 9. A ser conscientes que el planeta no les pertenece y deben cuidarlo con mimo: ahorrando energía, reciclando y siendo responsables con su consumo.
  • 10. A saber que las cosas más importantes no se pueden comprar con dinero, a valorar lo que tienen, a ser agradecidos con todas aquellas personas que les cuidan a diario.
  • 11. A rodearse de personas que se alegren de cada uno de sus éxitos. Que les ayuden a sumar, que les ofrezcan buenos consejos, que quieran participar en cada uno de sus retos. Que les critiquen de forma constructiva con la intención que cada día sean mejores.
  • 12. Que los deseos no se piden, sino que se cumplen. Actuando, tomando decisiones, trazando puentes, buscando soluciones con firmeza y coraje.

Ojalá este 2021 regale a nuestros niños y jóvenes miles de oportunidades para aprender, acompañados de adultos que los quieran con avaricia, con grandes dosis de respeto y confianza. Que confíen ellos y les impulsen hacia el futuro con amor y entusiasmo.

domingo, 10 de enero de 2021

Volvemos al trabajo: ponte las pilas para el segundo trimestre


Al empezar un nuevo trimestre hacemos buenos propósitos para superar lo que hemos hecho hasta ahora. Si tus resultados en la Primera Evaluación fueron positivos, deberás seguir esforzándote para mantenerlos y para conseguir mejorarlos en lo posible.

En el caso de que las cosas no te fueran bien, seguro que durante las vacaciones habrás hablado de ello con tus padres y te habrás comprometido a intentar aprobar el curso. Es fundamental, ante todo, que no te desanimes porque aún estamos a tiempo de corregir lo que salió mal. Si trabajas más y mejor, si desde el primer día  intentas organizárte adecuadamente, seguro que tendrás mejores resultados.

¡Hay que volver a trabajar con muchas ganas! Para empezar de una manera más eficaz, te proponemos unos consejos. Si los cumples, cargarás LAS PILAS para este segundo trimestre que estamos estrenando:

A) TUS ESTUDIOS SON TU TRABAJO
Ahora que hay tanto paro, tú tienes un trabajo que hacer: estudiar más y mejor.
En el trabajo, como hacen tus padres, hay que “ser serios” y cumplir con las obligaciones. Tú también tienes que cumplir con ellas. Para ello debes:

-Organizar y planificar el tiempo de estudio y tareas, haciéndote un horario y tratando de cumplirlo diariamente sin excusas.
-Trabajar en tu casa en un lugar cómodo y tranquilo, sin ruidos, donde puedas hacer las tareas y repasar sin que nadie te moleste ni te interrumpa.
-Estar atento en clase a las explicaciones, sin molestar a profesores y compañeros.
-Anotar en tu agenda diariamente todas las tareas y repasos que indiquen los profesores/as.
-Si tienes materias pendientes o tienes que recuperar algún cate de la primera evaluación, debes adelantar todo el trabajo que puedas en estos primeros días del trimestre -cuando hay menos tareas- no dejándolo para el final.

 B) HAZ UN PLAN DE ESTUDIOS Y TRABAJA TODOS LOS DÍAS
-Dedica cada tarde entre 2-2,30 horas (al menos) a las tareas y repasos. Incluye en tu plan de trabajo diario:
-Las TAREAS “INMEDIATAS”: las que tienes que hacer para mañana o pasado.
-Las TAREAS a “MEDIO PLAZO”: trabajos y tareas que tienes que hacer para dentro de unos días o unas semanas. Aprovecha esos días en los que no tienes tareas más urgentes para dar un empujón a estas “tareas a medio plazo”.
-REPASOS: trata de repasar cada tarde al menos un par de materias para llevarlas así todas al día.
-ESTUDIO-PREPARACIÓN de EXÁMENES: si te queda algo de tiempo, dedícate a estudiar y a preparar los exámenes que tendrás más adelante.
-RECUPERACION DE PENDIENTES (si es tu caso).

C) PARA RENDIR... HAY QUE CUIDARSE
¿Quién ha dicho que estudiar sea fácil? Estudiar es un trabajo duro para el que también hay que "estar en forma”. No se puede venir cansado y con sueño a clase, ni atender y estudiar si no se tienen hábitos de vida saludable. Para ello:
-Desayuna de manera suficiente antes de venir al instituto.
-No te acuestes tarde. Descansa lo necesario.
-Controla las horas que dedicas al ordenador y a la televisión: no te pases.
-No estudies (ni te acuestes) con el móvil conectado. Deja el móvil en tu casa al venir al instituto.
-Práctica, si puedes, algún deporte.
-Trata de llevar una vida saludable, sin fumar ni consumir alcohol.
-Los fines de semana trata de reservar un rato para estudios y tareas: si te organizas hay tiempo para todo.

¡Ánimo! ¡PONTE LAS PILAS!

-DESCÁRGATE LA FICHA CON LAS ORIENTACIONES

lunes, 4 de enero de 2021

CUANDO NO VIENEN LOS REYES

En una fecha tan especial, os dejo este hermoso poema de Miguel Hernández con mis deseos de que vuestros zapatos se llenen del calor de los que os quieren y de la fuerza que necesitamos para trabajar por un mundo más justo.  En estos días en los que la fiesta de los Reyes lo preside todo y no faltan en cada casa un buen puñado de juguetes, conviene recordar, pensar, reflexionar, sobre otras realidades. Este poema, que trabajé en alguna ocasión en clase con mis alumnos, es una buena herramienta para ello.

LAS DESIERTAS ABARCAS


Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.

Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.

Por el cinco de enero
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

Poemas sueltos IV. Poesías completas.
Madrid: Aguilar, 1979, pp. 517-518.




miércoles, 23 de diciembre de 2020

Animar a leer a nuestros hijos: orientaciones

Como en todo lo que afecta a la educación de los hijos/as, en lo relativo a la lectura, las familias y el Instituto debemos trabajar juntos para animarles a leer. Aunque lo ideal es empezar cuando son pequeños, nunca es tarde para insistir en ello.

Las siguientes reflexiones sobre la lectura pueden orientarnos para fomentar la lectura en nuestros hijos/as desde las familias, ahora que estamos en vacaciones de Navidad y tenemos más tiempo para leer.



-DESCÁRGATE EL DÍPTICO EN PDF
-DESCÁRGATE EL DÍPTICO EN WORD

Algunas cuestiones controvertidas de la nueva Ley de Educación

lunes, 14 de diciembre de 2020

Reflexionando ante la primera evaluación: "preevaluación" personal.

En estos días, cuando ya se acerca la primera evaluación y los exámenes de las distintas materias ya se están realizando, dedicamos una sesión de Tutoría en todos los grupos a reflexionar sobre la marcha del curso durante este primer trimestre.

Es una especie de “autochequeo” que realizan todos los alumnos y alumnas que puede ser muy útil, si se realiza detenidamente, para analizar cómo se ha trabajado, qué dificultades se han tenido, qué resultados se esperan en las distintas materias… Por estas razones, debes cumplimentarla con mucho interés y atención para que puedas compararla después con las calificaciones reales que obtengas.

También estamos realizando una revisión de la marcha del grupo, de los problemas de comportamiento y convivencia y de aquellas cosas que profesores/as y alumnos/as debemos tratar de cambiar para que las distintas asignaturas vayan mejor. Esta reflexión del grupo será también la que los delegados/as expondrán después en las reuniones de evaluación ante el profesorado.

RECUERDA que aún quedan unos días para poder mejorar el rendimiento, para repasar e intentar esforzarte en superar aquellas asignaturas que no van bien y para que el ambiente de trabajo de la clase sea el más adecuado. De la misma manera, en tu casa deberán ayudarte para que también cuentes con las mejores condiciones para poder dedicarte al estudio.

Colgamos aquí las fichas para la reflexión individual y de grupo que pueden descargarse en este enlace. Sigue después las instrucciones de tu tutor/a