lunes, 5 de septiembre de 2011

El caso de E.."¿qué hacer cuando no se quiere seguir estudiando"?

Lleva en el Instituto tres cursos y está a punto de iniciar el cuarto, para repetir segundo de E.S.O. Es un buen chaval pero está totalmente desmotivado para el estudio y “tiró la toalla” hace tiempo. Había repetido 4º de Primaria y también repitió 1º de E.S.O., pasado a 2º “por imperativo legal”, al no poder volver a repetir curso otra vez. El año pasado, en 2º, con muchas asignaturas pendientes de 1º, había desconectado totalmente y, pese a que intentamos que asistiera al Aula de Apoyo para tratar de compensar al menos sus grandes lagunas en lectoescritura, tampoco tuvo interés en ello.

Es un buen chico, pero no quiere estudiar. Desde abril pasado empezó a faltar: “ya voy a cumplir 16 años y me quiero quitar del instituto”. Cuando lo veía por la calle le insistía en que volviera, en que estuviera pendiente de la solicitud de plazas para los P.C.P.I., en que lo siguiera intentando…

Estos días, cuando se han celebrado los exámenes de septiembre, lo hemos echado de menos y no se ha presentado a ninguna de las materias que tenía pendientes de 1º y 2º. Ayer, mientras estábamos reunidos para la evaluación, vino al centro con su madre solicitando orientación “para no estar en la calle sin hacer nada”. Después de explicarle algunas cosas ambos insistieron en que lo que querían era “hacer cursillos” porque retomar los estudios era ya imposible.

Le informé de las ofertas a nivel local y de otras posibilidades en las localidades cercanas y les facilité teléfonos y direcciones de los distintos servicios insistiendo en que se movieran esa misma mañana. Tras las consultas en la Casa de la Juventud, (que habitualmente organiza algunos cursillos) o en el 010 (el eficaz servicio telefónico de información del Ayuntamiento), las respuestas fueron muy generales: “lo mejor es matricularse en un PCPI o apuntarse para sacarse el Graduado por la tarde”… “no hay cursos previstos”… Eso fue lo que me decían ayer mismo, al final de la mañana cuando volvieron al instituto desmoralizados. En la Unidad de Orientación, y en el Centro de Formación para el Empleo del S.A.E. , se les insistía en que la mejor opción era la formación reglada… Nos sentamos un buen ato ante el ordenador y exploramos en la Oficina Virtual de Empleo algunas posibilidades que el S.A.E. ofrece. Tampoco “había nada” para un chaval que, recién cumplidos los 16 años, no quería seguir estudiando y quería “hacer cursillos”.

Hemos quedado para dentro de unos días, cuando haga otras visitas que le he sugerido y recabe más información. Como otros muchos chicos y chicas, acabará descubriendo que en la calle “hace mucho frío”, aunque sea verano y que, la mejor opción es aprovechar el tiempo de escolaridad obligatoria tratando, por uno u otro camino, de conseguir la titulación básica. Suerte E.