viernes, 19 de octubre de 2012

Decálogo contra el acoso por internet.

El caso de la chica canadiense de 15 años, Amanda Tood, víctima del acoso por internet o "ciberacoso" del que nos ocupábamos en una entrada anterior, sigue dando que hablar. Emisoras de radio y televisión han seguido profundizando en estos días en la noticia y dando consejos para evitar el acoso a través de las redes sociales.
Un interesante artículo publicado por EL PAÍS, con el título "Humillada en la red y en la calle", cuya lectura recomendamos,  vuelve sobre el mismo tema. De él extraemos este interesante decálogo contra la "SEXTORSION", es decir, la extorsión y el acoso sexual por internet que padecen muchos adolescentes. Lee con mucha atención estos consejos:
CONSEJOS contra la ‘sextorsión’
 La asociación PANTALLAS AMIGAS ha elaborado un decálogo contra la sextorsión para guiar a aquellas personas que están siendo sometidas a chantaje por otra que tiene una imagen comprometedora suya. Ningún caso es igual a otro, dice la organización, pero estos consejos buscan ayudar a una mayoría de víctimas, siempre con la ayuda de un adulto, a la espera de que la denuncia arroje resultados.
- Pide ayuda. Solicita el apoyo de una persona adulta de confianza.
- No cedas al chantaje. No accedas a las peticiones del chantajista si con ellas le   haces más fuerte.
- No des información adicional. Cualquier dato o información puede ser usado por quien te acosa.
- Guarda las pruebas. Cuando te amenace, te muestre cosas delicadas... captura la pantalla y anota día y hora.
- Retira información delicada. Borra o guarda en otro lugar informaciones o imágenes privadas que puedas tener. Si no lo has hecho, tapa la webcam.
- Elimina malware. Asegúrate de que no tienes software malicioso —troyanos, spyware...— en tu equipo.
- Cambia las claves personales. Puede que esté espiando tus comunicaciones en las redes sociales.
- Avisa a quien te acosa de que comete delito grave. Debe saber que la ley le puede perseguir y que tú lo sabes.
- Formula una denuncia. La ley persigue con dureza este tipo de delitos, especialmente si eres menor de edad. Denuncia el caso con la ayuda de tus padres.
-No bajes la guardia. Recuerda que, aunque creas que lo tienes "todo controlado", hay que ser siempre muy prudente.