viernes, 12 de noviembre de 2010

Planificación del estudio: la "MOCHILA DE LA TARDE"

Cada día, la inmensa mayoría de alumnos y alumnas, preparan con cuidado la MOCHILA DE LA MAÑANA para venir al Instituto y tratan de que nada se les olvide. Cada tarde, después de comer y descansar un buen rato para desconectar, muchos chicos y chicas preparan también otra “mochila” un poco especial: la MOCHILA DE LA TARDE. Como habrás adivinado, se trata de organizarse bien para llevar al día los repasos y tareas. Para ello debes dedicar un tiempo razonable (se aconseja al menos 2 horas diarias) y elegir un lugar tranquilo donde puedas concentrarte sin ruidos. Además tienes que hacer una pequeña lista para planificarte bien. En esta MOCHILA DE LA TARDE no pueden faltar: 1º Las TAREAS “INMEDIATAS” -Las que tienes que hacer para mañana o pasado o las que son más urgentes. 2º Las TAREAS A “MEDIO PLAZO” -Esos trabajos y tareas que son para dentro de quince días o un mes: lectura de libros, cuadernillos de recuperación de materias pendientes, trabajos de Plástica o Tecnología… Te conoces bien y sabes que, si no haces un poco cada día, se te amontonará todo para el final. Aprovecha esos días en los que tengas menos deberes para darles un empujón a estas “tareas a medio plazo”. 3º REPASOS Cada día conviene repasar un par de materias. Como se tienen más frescas las explicaciones, será más fácil recordarlas si repasas los apuntes o vuelves a leer en el libro lo que te han explicado hoy. También debes tratar de hacer en casa los ejercicios o problemas que no entendiste bien y que habrás copiado en el cuaderno. Esta tarea no te la manda nadie, pero si no te la pones tu mismo, no será fácil repasarlo todo unos días antes de los exámenes. 4º ESTUDIO Y PREPARACIÓN de EXÁMENES Si te queda algo de tiempo puedes dedicarlo a estudiar y a preparar exámenes. En todo caso, al menos una semana antes de cada examen, en tu MOCHILA DE LA TARDE tendrás que incluir la preparación de esos controles. Como ya habrás repasado antes, te costará menos trabajo. Y cuando ya termines… no olvides preparar la “otra” mochila, la que llevas cada mañana al instituto.