sábado, 9 de noviembre de 2013

¡Alerta roja!: Avalancha de peticiones en los Ciclos Formativos.

Se ha venido publicando en diferentes medios tanto en junio, como en septiembre pasados: muchos alumnos no han podido acceder a las plazas solicitadas en Ciclos Formativos por el exceso de demanda. En tiempos de crisis en los que no hay trabajo, la educación se ha convertido en un refugio para muchos jóvenes y la consecuencia ha sido tremenda y paradójica. Estudiantes que ya han terminado un CF de Grado Medio, solicitan otro nuevo al que pueden acceder en igualdad de condiciones que los alumnos recién titulados que todavía no han cursado ninguno ya que el único filtro es la nota media de la ESO. Una de las consecuencias de todo ello es que, ante la falta de plazas en Formación Profesional, muchos alumnos se han matriculado en Bachillerato para "no quedarse en la calle", aunque no se vean con aptitudes para ello

En los Grados superiores, la situación también es preocupante: muchos estudiantes universitarios que no pueden seguir pagando las tasas, han demandado estos ciclos. De la misma manera, otros muchos que ya han terminado una carrera universitaria y que no encuentran trabajo, los están utilizando como complementos de formación ante la subida de las tasas para cursar un máster... Sea como fuere, el caso es que estamos ante un grave problema que, lejos de mejorar, va a adquirir mayores proporciones el próximo curso. Eso es lo que denunciaba hoy el Diario EL PAÍS en el siguiente artículo, cuya lectura recomendamos.


La Formación Profesional es incapaz de asumir la avalancha de estudiantes
Más de 41.000 personas no logran plaza en el grado que habían pedido para este curso
La Consejería de Educación rechaza el 43% de las solicitudes. (Manuel Planelles, El País 9/11/13)

La suma del desempleo juvenil y las restricciones presupuestarias da un resultado dramático: decenas de miles de jóvenes sin trabajo que tienen ganas de estudiar pero que no pueden acceder a completar su formación posobligatoria. Es la foto fija que se desprende de los datos de solicitudes admitidas y rechazadas este curso en los grados medio y superior de Formación Profesional (FP) en Andalucía. 41.824 personas no han podido acceder a estos estudios, lo que supone que la Administración regional no ha admitido el 43,3% de las peticiones.
La demanda de este tipo de estudios se ha disparado durante la crisis. En el curso 2009-2010, según los datos facilitados por la Consejería de Educación, 75.073 personas pidieron estudiar un grado de FP. Tres años después, las solicitudes han subido hasta las 96.411, lo que supone un incremento del 22,13% de la demanda.
Las razones de este incremento se conocen bien. "La demanda de Formación Profesional en Andalucía ha aumentado de forma exponencial por la situación de crisis económica y social generada donde muchos jóvenes han querido retomar la senda educativa tras la imposibilidad de continuar en un mercado laboral fuertemente influenciado por el ladrillo y la economía generada a su alrededor", indican fuentes del departamento del consejero Luciano Alonso.
Pero el problema es que la Administración, con recortes encadenados desde el inicio de la crisis, no está ahí para cubrir esa demanda. En el curso 2009-2010, 49.447 estudiantes lograron entrar en el grado de FP solicitado. Este año son 54.593. Mientras la demanda ha crecido en este periodo un 22,13%, la oferta solo se ha incrementado un 9,4%. El resultado es una bolsa de 41.824 personas que no han podido acceder al grado solicitado este año.

"Estamos condenando a miles de jóvenes a la exclusión", alerta José Blanco, responsable de enseñanza de CC OO en Andalucía. Este dirigente sindical también coincide en que tras el aumento de la demanda está en el derrumbe de un mercado laboral basado en la construcción y empleos poco cualificados. Pero culpa a los recortes encadenados que está sufriendo el sistema de enseñanza de la falta de respuesta que ofrecen las Administraciones. La consejería sostiene que en el incremento de la demanda también influye el "prestigio" que tienen estos estudios de FP, que permiten "la especialización" y la "posibilidad de realizar prácticas profesionales". No solo son jóvenes desempleados procedentes del ladrillo los que quieren entrar en FP. "También hay muchos titulados universitarios que buscan cualificación profesional", señala José Blanco.

La salida para los miles de estudiantes que se quedan sin plaza en FP sufragada por la Administración es complicada. Este tipo de estudios también se ofrece desde la iniciativa privada. Pero el coste para los interesados hace que sea una vía minoritaria ahora. De los más de 112.400 alumnos que al inicio de este curso se preveía que estuvieran matriculados en un grado medio o superior de FP en la comunidad, solo un 4,8% era en centros privados. La mayoría de la oferta es pública (74,68%) o concertada (20,4%). Sin embargo, lo que sí se aprecia es un incremento de los alumnos en la privada: 3.958 matriculadas en el curso 2011-2012 frente a los 5.498 de este año.
Este fenómeno no es exclusivo de Andalucía. Sindicatos y padres de alumnos han denunciado una situación parecida en otras comunidades. En Madrid, por ejemplo, CC OO estimó en septiembre que unas 18.000 personas no obtendrían la plaza solicitada en FP, lo que supone que por cada puesto adjudicado haya una persona rechazada.

La consejería andaluza afirma que está trabajando para dar "flexibilidad" a la oferta formativa para que "todas las personas que soliciten un puesto, una actividad o un curso de formación lo pueda obtener en régimen ordinario o de adultos y en formato presencial, semipresencial y a distancia".

"LOS DATOS:
La demanda se ha incrementado un 43,3% entre 2010 y 2013. En el curso 2009-2010, 75.073 personas solicitaron entrar en un grado medio o superior de Formación Profesional en Andalucía. Al año siguiente, fueron 76.819 y, en el curso 2011-2012, 90.545. Finalmente, este año se han presentado 96.411 solicitudes.
Pero la oferta no ha crecido al mismo ritmo. En el curso 2009-2010, 49.447 solicitudes fueron admitidas. El curso siguiente fueron 45.834 y, el 2011-2012, 53.854. Este año han sido 54.593 las adjudicaciones. Por lo tanto, entre 2010 y 2013 las plazas concedidas solo se han incrementado un 9,4%.
Este desfase provoca un incremento del 62% en las solicitudes rechazadas por la Administración. Se pasa de las 25.626 en 2010 a las 41.824 de este curso.
La mayoría de la oferta de FP en Andalucía es pública (74,68%) o concertada (20,4%). Solo un 4,8% están matriculados en centros privados."