miércoles, 14 de noviembre de 2012

"Mi hijo me pega"

En un reciente informe publicado por Diario de Jerez en el que se da cuenta de las actuaciones del Juzgado de Menores de nuestra ciudad, una gran parte de los casos atendidos están relacionados con la violencia doméstica que los jóvenes ejercen contra sus familiares directos, padres, hermanos y hasta abuelos. Esta es la noticia sobre la que todos debemos reflexionar.

"El Juzgado de Menores de Jerez ha atendido en lo que va de año 323 casos en los que se han visto involucrados niños y jóvenes menores de 18 años. Al ritmo actual el año en curso cerrará con unos 400 asuntos atendidos, "lo que no supondrá incremento alguno respecto al año pasado", destacó a este medio el titular de dicho Juzgado, Manuel Buitrago. A este respecto cabe destacarse que hasta finales del pasado mes de junio (primer semestre del año en curso) los casos atendidos habían descendido un 10% respecto a los que lo fueron en idéntico plazo de tiempo el año anterior, si bien dicho margen se ha recuperado entre los meses de junio y noviembre.

Un hecho que se debe tener en cuenta es que en el Juzgado de Menores de Jerez, ubicado en la sede judicial de la avenida Álvaro Domecq, se atienden no sólo los casos de la ciudad, sino también los que proceden de localidades vecinas y no tan cercanas como Sanlúcar, Rota, Arcos y Ubrique. Según el juez Buitrago "en los asuntos que nos llegan desde la Sierra se ha detectado un incremento de peleas, lesiones y robos, mientras que en el ámbito de Jerez y Sanlúcar se ha visto un aumento de los casos de violencia doméstica en los que los padres, los hermanos e incluso los abuelos son las víctimas".

La mayor parte de esos 323 casos son faltas, apunta el conocido juez Buitrago. "La mayor parte son faltas por lesiones, por hurtos, por desórdenes públicos así como muchas peleas que afortunadamente no han pasado a mayores". En cuanto los delitos, el juez apunta que "hay un buen porcentaje de delitos menos graves como robos y violencia de género, y muy pocos delitos graves, como son los casos de los robos con violencia y los delitos contra la salud pública, o lo que es lo mismo, el tráfico de drogas.

De los 323 casos que habían llegado hasta el pasado viernes al Juzgado de Menores de Jerez las estadísticas apuntan que tres de cada cuatro acabarán en juicio, es decir, un 75%.

¿Cuál es el perfil del joven que acaba en el Juzgado de Menores? Pues según Buitrago "hay que dejar absolutamente claro que no hay distinción alguna. Hay tanto chicos que proceden de familias desestructuradas, algunos con problemas de drogas, y también nos llegan chicos de familias acomodadas que se han aficionado a realizar hurtos porque lo consideran una evasión o una distracción, una especie de juego en suma". Para Manuel Buitrago "en muchas ocasiones el principal problema del menor es la inmadurez psicológica".