jueves, 21 de octubre de 2010

Agendas: REVISIÓN GENERAL.

Para que la agenda pueda cumplir su función y ser una herramienta que nos ayude en la planificación y organización del estudio y las tareas, debe estar al día. A comienzos de curso los tutores y tutoras dedicaron una sesión de tutoría a cumplimentar los distintos apartados y, desde entonces, cada alumno/a ha debido ir anotando en su agenda los datos y la información de carácter general de su grupo y, lo que es más importante, la tarea y estudio que diariamente indican los profesores/as. Desde las familias debe hacerse también un seguimiento periódico de la agenda comprobando su uso adecuado y haciendo llegar al profesorado cuantas preguntas se vean oportunas. En estos días se va a llevar a cabo por parte de los tutores/as de los distintos grupos una REVISIÓN GENERAL de las Agendas. Va a ser como la “ITV” que pasan los vehículos para comprobar que están a punto y que funcionan correctamente. Para ello, los tutores/as revisarán (a todo el alumnado o a una amplia muestra de cada clase) si se anotaron correctamente los datos personales y del centro, el horario, los nombres de los profesores y profesoras que imparten clase al grupo… De especial importancia para quienes tiene asignaturas pendientes es anotar en la página correspondiente de la agenda las tareas de recuperación y las fechas de entrega de las mismas y de los exámenes. De la misma manera, el cuadro con la planificación trimestral de controles y exámenes debe también estar al día, y se han debido anotar ya los resultados de las primeras pruebas que se han hecho y las fechas de los exámenes que se han previsto para lo que queda de trimestre. Junto a todo ello, lo más importante es la agenda diaria, el espacio reservado para cada día en el que hay que anotar las tareas, repasos y estudio que se indican después de cada clase para los días siguientes. ¡Aquí no puede haber páginas en blanco! Los padres y madres también podrán comprobar estos apartados y en el caso de que aprecien que no se utiliza correctamente, pedir a sus hijos/as que lo hagan o solicitar información al profesorado a través de la propia Agenda. Sería bueno que en estos días también los alumnos/as y sus familias colaboraran en esta REVISION GENERAL, para que las Agendas estén “a punto” y puedan cumplir adecuadamente su función: servir de ayuda en la planificación de estudios y tareas y de instrumento de comunicación entre las familias y el profesorado.